MIRÁNDOTE VIDA

miércoles, 26 de marzo de 2014

Escondite





En una esquina
en cada calle
cerca del mar
de la montaña
cerca del rio
dentro del cielo
en un rincón
por la vereda
sobre los árboles
junto a la brisa
con los luceros
bajo la luna
junto a tu pelo
a media noche
entre las rosas
con los jilgueros
con una ardilla
y entre conejos.

Búscalo búscalo
este es el juego
a ver si encuentras
un beso tierno
y los te amo
de este cuentero.


Poema cuento de Andrés Castillo

sábado, 22 de marzo de 2014

¿Qué hacer?


“Por eso lentamente voy cruzando el silencio 
y parece que nadie me acompaña”.
Pablo Neruda



Resultará siempre una interrogante cotidiana, interrogante que nos despierta en las noches, en las madrugadas y nos hace repasar las viejas oraciones, pedir a Dios, a los hombres, a la luna, al sol, al viento, pedir al silencio sagrado que nos acompaña por dentro, intentando con ello atrapar cualquier indicio de esperanza que haga añicos el paso del reloj que avanza, avanza.

A hora mismo cuando tecleo estas palabras, son infinitas las que trato de ordenar en mis pensamientos, pensando también en dejar de escribir, porque tal vez no logre más que drenar la terrible impotencia de no saber qué hacer, de no saber cómo podemos desde nuestro pequeño espacio, hacer explotar esta sensación de inmovilidad a la que también pareciera sumergirnos una enfermedad como la (AME) Atrofia Muscular Espinal.

Cuando se tiene de cerca la mirada, el abrazo terrible de una enfermedad rara, es difícil explicar en palabras lo que eso significa, es no saber bien ni siquiera que es lo que se padece, en nuestro caso, es un ser querido quien vemos desmejorarse al paso del tiempo, como si un reloj de arena fuese cayendo indetenible sobre la esperanza de verla segura, en una vida distinta.

Así, muchas veces nos sentimos como atados también, sin poder dar ni un paso, entendiendo que no está sólo en nuestras manos la respuesta que no llega, o quizá, es poco lo que podemos hacer para lograr que aparezca algún paliativo a esta enfermedad, o por qué no, su cura definitiva.

Así vamos peleando cada segundo, cada hora, cada día. A donde quiera que vamos llevamos la batalla de intentar hacer algo que ayude a nuestra hija y con ella a todos los niños y niñas, hombres y mujeres que alrededor del mundo viven con una enfermedad neuromuscular como la AME.

Así vienen a nuestra mente muchas cosas, ideas, aportes que nos abran puertas y ventanas a ver si el sol se asoma diferente, algunas ya la hemos realizado, al igual que cientos en otras partes del mundo, abrir un blog, crear una página por internet, escribir un poema, hacer algún escrito como este, invitar a diversos artistas a nombrar la AME, escribir un libro, hacer una carta a los presidentes del mundo y a las organizaciones de salud, buscando dar a conocer la enfermedad, buscado incentivar a que se dé más apoyo a las investigaciones de esta terrible enfermedad, que tristemente se lleva vidas de seres amados en todo el mundo.

Surgen miles de idea, es como si ese reloj de arena que va cayendo nos dijera: ¡anda apúrate, haz algo, se te acaba el tiempo!

Así nos sentimos, provoca encadenarse ante la ONU, ante la OEA, ante la OMS, a donde sea, pero pensamos que la AME no es la única enfermedad rara en el mundo, hay cientos de ellas, hay cientos de enfermedades peligrosas, hay hambrunas, guerras, distintos problemas sin solución, lo que hace entonces, que esto que hoy vivimos en lo particular se queda minúsculo y quizá sin gran importancia para otros problemas que existe en el orden mundial.

¿Qué hacer? otra vez la interrogante se nos dispara por dentro, que hacer para que nuestra hija que vive con AME tipo III, la más leve de todas, pueda tener la esperanza de recobrar algunos movimientos perdidos, y que no siga su deterioro físico, para que no pierda la deambulación, para que la posibilidad de un futuro mejor, para ella, para otros, siga con vida.

 ¿Qué hacer? es la pregunta que nos define por todos los caminos en los que andamos, callados, pensativos, serenamente desesperados.

La pregunta vuelve a sentarnos en la sala de la casa o sobre la cama como tantas veces.

Nuestra hija en su cama feliz, oyendo a la Sole (Soledad Pastorutti), afuera la gente en sus luchas cotidianas, yo decido escribir estas palabras sin encontrar respuesta a la interrogante que me desvela, que me crucifica con todas las viejas oraciones.

¿Qué hacer?  

Por hoy sólo me queda lanzar estas palabras como un avioncito de papel al rudo viento del mundo, otros avioncitos se han lanzado antes, desde otras lomas, otros siguen entrando a remolinarse en los vientos ajenos, ojalá todos juntos lleguen a algún lugar maravilloso, en donde de repente y por fuerza de la brisa que llevamos todos dentro, hagan poblar el cielo de palabras, de mensajes, de voces, de energías, de conocimientos, de manos, de ideas, para que algo pase, para que la terrible interrogante, encuentre respuesta, la respuesta que esperamos ver llegar desde nuestros desvelos.



Andrés Castillo

Castillete7@gmail.com

viernes, 21 de marzo de 2014

Fíjate amada




                Hoy al despertar, te vi ahí, de pie, caminando lentamente hacía mí. Con dificultad levantaste tus brazos y me amarraste otra vez a la vida.

                Fíjate amada mía, no hace falta fuerza para derrumbar las viejas tristeza, hace falta vida y una sonrisa como la tuya, puntual, amanecida. 

                Feliz, agradecido, salí otra vez a la calle a enfrentar el día. Jubiloso de saberte el abono de mis horas, de mis sueños y utopías.

                Amanda, eres Amanda y nada más.

                Fíjate amada que rara es la vida, una extraña enfermedad de siglas “AME” me hicieron olvidar que también naciste con un cromosoma demás, pero eso ya no importa, lo hemos olvidado. Hay otras melodías.

                Fíjate amada, que rara es la vida, hoy es 21 de marzo y también conmemoran el día internacional de la poesía, y saber que tu mano me va escribiendo el mundo a cada segundo, me va inventando lunas, médanos y mares. Un caballito de mar me viene a buscar todas las mañanas junto a tu alegría.

                Hoy es 21 de marzo de 2014, Fíjate amada que rara es la vida, verte despertar, vale la eternidad de este nuevo día.



Andrés Castillo