MIRÁNDOTE VIDA

sábado, 9 de julio de 2011

Los hijos y las palabras

"Hoy no nos representa nadie, nos representamos nosotros mismos, con nuestros errores y aciertos, tenemos un nombre, cedula y una conciencia tranquila y una dignidad que siempre está de pie y no espera al mediodía del solsticio de verano para evitar las sombras"
Carlos Salcedo




Respeto con sinceridad a todos los que utilizan aquellas palabras surgidas con el ánimo de atenuar absurdas diferencias entre los seres humanos, buscando quizá idealizar o aminorar tristezas o complejos, múltiples palabras que a lo largo de los años no han hecho otra cosa que desnudar visiones de los hombres sobre otros hombres, sin mencionar una importante categoría: la del poder.

Visiones muchas veces cargadas de prejuicios y complejos, de miedos y aberraciones.

De ahí un caudal de palabras y nombres para describir al “otro” a los “otros”, anormales, extraños, diferentes, excepcionales, especiales, discapacidad y las que han de venir.

Palabras que nada dicen y que nunca dan con lo dicho.

Múltiples relatos y cuentos, de decires y silencios para nombrar siempre otra cosa, porque la palabra nunca es lo que nombra, ni lo que piensa atrapar en lo dicho, siempre quien nombra deja sin voz al nombrado. Lo inventa, lo deforma, lo marca.

Por eso nunca he defendido, ni alabado esos términos vagos y sin sentido, siempre inventados y manoseados por otros que no son los nombrados, esos seres con nombres y vidas, con tristezas y alegrías que nunca serán descritos en frías nomenclaturas, seres humanos que viven en su cotidianidad como todos, amados y respetados, humillados y ofendidos también muchas veces, más allá de cifras y afiches, de almanaques faranduleros y modas "caminatas" pasajeras. Sin mencionar los días para cada condición como quien celebra un onomástico.

Cuando toda nuestra cultura está montada para alejarlos del mundo que buscan regalarle en un sólo día o en unas horas. Sin mencionar que en la pobreza es más difícil criar a los hijos.

Pero los hijos son los hijos, distintos como todos, cada uno con un nombre, con una familia que vive o que falta, con una mirada, con una oscuridad, con un andar y un desandar, con un silencio, una sonrisa o una lagrima, con una verdadera fecha de nacimiento.

Los hijos son los hijos y nada más.

Son bonitos los relatos tratando de justificar no se qué mundo, no sé que vida. Si toda es única e irrepetible. La poesía es valida también, pero es poesía sólo poesía.

Los hijos están aquí y han llegado como han llegado todos, sin más palabras que las que en silencio inventamos en cada amanecer o en el diccionario del abrazo y el amor, del llanto y el temor, por lo vivido o por lo que nos queda por vivir.

AMEMOS A LOS HIJOS, A TODOS LOS HIJOS, Y HAS QUE EL NOMBRE QUE LE HAS PUESTO ESTÉ POR ENCIMA DE TODOS LOS DEMAS.

AMANDA Y ALY SON LOS NOMBRES DE MIS HIJOS.

ASÍ LOS LLAMO YO.


Dibujo de Omar Cruz


León Gieco

A nuestros hijos

Perdonen la cara angustiada,
perdonen la falta de abrazo,
perdonen la falta de espacio,
los días eran así.
Perdonen por tantos peligros,
perdonen la falta de amigos,
perdonen la falta de abrigo,
los días eran así.
Perdonen la falta de hojas,
perdonen la falta de aire,
perdón si no pude elejir,
los días eran así.

Y cuando lo pasen en limpio,
y cuando desaten los lazos,
y cuando corten los cintos,
vivan la fiesta por mí.
Y cuando laven las heridas,
y cuando laven el alma,
y cuando laven el agua,
laven sus ojos por mí.
Y cuando broten las flores,
y cuando crezcan las plantas,
cuando recojan los frutos,
prueben el gusto por mí.
Que los días eran así.

martes, 5 de julio de 2011

HOY

LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE PADECEN ATROFIA MUSCULAR ESPINAL NO TIENEN MAÑANA, SU FUTURO ES HOY. ES URGENTE PRIORITARIO SUMAR VOCES, JUNTAR MANOS DE VERDAD PARA ROMPER EL SILENCIO Y APOYAR MAS LAS INVESTIGACIONES QUE LOGREN UNA CURA POSIBLE PARA ESTA ENFERMEDAD.
MULTIPLICA EL LLAMADO POR LA VIDA.


Hoy
Somos culpables de tantos errores y tantas faltas.
Pero el peor de nuestros crímenes
es abandonar a los niños,
despreciando la fuente de la vida.
Muchas de las cosas que necesitamos pueden esperar.
El niño no puede.
Ahora es la hora,
Se están formando sus huesos,
Se está haciendo su sangre,
Y se están desarrollando sus sentidos.
No podemos responderle "mañana".
Su nombre es "hoy".

Gabriela Mistral


Sabes que te amo


Sabes que te amo
no con el significado frío y tenue
de una palabra que no entiende nuestros besos.

Sabes que te amo
Sí, lo sabes bien
cuando andas a mi lado
y mi mano se pierde en la tuya
aunque más pequeña
guarda un mar y una galaxia
guarda un cielo y el misterio
que derrite mis huesos.

Tú sabes que te amo
en la mirada que nos damos
en la risa que es de ambos
en el silencio que nos une
en cada mañana cuando nos vamos
por un camino que sólo tú y yo sabemos andar
y del que nunca nos gusta regresar.

Sí, te amo
y tú lo sabes bien
te amo en las canciones de la Sole
en las de Víctor Heredia
en las de Sabina
y en las de León Gieco
en todas las que nos llevan
a descubrir los charcos
donde el sapo de la noche
el sapo cancionero
nos besa las mejillas
y nos crea un mundo nuevo.

Sabes que te amo
con la fuerza y la ternura
que me mata y revive
que me hace sentir
que sin ti no hay razones
para enfrentar al mundo
con todos sus temores.

Sabes que te amo
con todo lo que soy
con todo lo que he sido
con todo lo que siento
con todo lo vivido.

Amanda
Bien sabes que te amo.

Poema de Andrés Castillo